El pasado 22 de noviembre, se llevó a cabo el evento “Evolucionando las Microfinanzas” XV Encuentro Nacional, organizado por la Secretaría de Economía a través del Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (PRONAFIM), mismo en el que Formiik tuvo presencia como expositor.

En esta edición se desarrolló una conferencia magistral, dos plenarias y cinco sesiones simultáneas, donde se abordaron diferentes temas que profundizaron en el futuro de las microfinanzas. De acuerdo a las ponencias “Moldeando el futuro de las microfinanzas” y “La importancia de la tecnología y su impacto en la evolución de las microfinanzas”, una de las oportunidades más destacadas en el sector será la de transitar a un sistema microfinanciero más competitivo e innovador por medio de la integración de la tecnología.

A continuación conozca los puntos tecnológicos más destacados del evento:

 
1.- Movilidad
La especialista en Mercados de Capitales e Instituciones Financieras del Banco Interamericano de Desarrollo, Leticia Riquelme Arriola, puntualizó que el futuro de las finanzas es la tecnología móvil. Según el último estudio sobre los hábitos de internet en México, de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), el smartphone ya supera a las laptops en penetración de dispositivos de acceso a internet con un 77% de usuarios.

Las ventajas de que las microfinancieras adopten herramientas y dispositivos móviles, abarcan desde la creación de nuevos productos y servicios; mitigación de riesgos; escalabilidad del negocio; reducción de costos; hasta acceso transparente a la información y una oportunidad para posicionarse en un nuevo mercado.

Además, Leticia recalcó que el Software as a Service, las redes sociales, el Big Data y  la era Fintech, son las tendencias más prometedoras para el sector, siempre y cuando las empresas consideren un cambio de estrategias y de cultura en sus modelos de negocio.

2.- Digitalización
 “La importancia de los avances tecnológicos es que harán que la tecnología no tenga importancia”, expresó Craig Chelius, Director Ejecutivo de la iniciativa tecnológica Mifos. Con esta frase, Chelius invita a que las instituciones microfinancieras replanteen sus estrategias tecnológicas y tomen acción en el futuro de lo que están ofreciendo al público.

Las herramientas utilizadas actualmente por el sector microfinanciero son obsoletas y muy caras; se integran a sistemas bancarios independientes extremadamente limitados. La respuesta a esta dolencia del sector no es la inversión en infraestructura tecnológica. La clave es abrir las puertas a la digitalización de la información, y de productos y servicios, lo que los hará escalables y adaptables.

3.- Productos como servicio
Las empresas típicamente se han enfocado en la venta de productos “de una sola ocasión”, mismos que tienen un seguimiento de servicio tipo garantía para reemplazar, reparar o renovar dicho producto. Gracias a la tecnología, nos encontramos en la transición total hacia los servicios que se entregan como una experiencia o servicio virtual a la cual el usuario se suscribe. Por ejemplo, las automotrices ofrecen movilidad, y no carros. En la industria textil se renta ropa y no se vende. En la industria del entretenimiento no se venden películas, se hace streaming.

Para implementar dicho modelo en el sector microfinanciero, es necesario que las empresas hagan cambios significativos en la perspectiva y el ciclo de vida de su “producto-servicio”. El crowdfunding, las criptomonedas o blockchain, son ejemplos de esta nueva tendencia.

¿Cómo podría el sector microfinanciero incursionar en el Product as a Service? Aquí es donde el rol de la tecnología cobra importancia. Con el Internet de las Cosas, herramientas de geolocalización o Big Data, estarían ofreciendo alternativas mucho más flexibles al calificar a los posibles clientes con aplicaciones digitales, además de mostrarles en tiempo real sus rendimientos o pagos. También se podría comenzar a monitorear a los gestores en campo para generar información suficiente que permita mejorar los productos y la experiencia al cliente. Dean Karlan, presidente fundador de Innovations for Poverty Action, puntualizó que la tecnología es un área de oportunidad para llegar a los más pobres, a los más jóvenes y a los más rurales por medio de productos como servicios.

Al final de evento, tanto ponente como expositores, reconocieron que la tecnología es el camino para la inclusión financiera, el aumento de la productividad y eficiencia operativa. Las microfinancieras deberán considerar un cambio de estrategias y de modelos de negocio basados en tecnología si desean posicionarse y llegar a un mayor mercado.